Principios de la quiropraxia

La QUIROPRAXIA procura restaurar el equilibrio mecánico-espinal que influye en los sistemas músculo-esquelético y neurológicos  del cuerpo

El método de tratamiento principal de la quiropraxia es la manipulación de la columna vertebral; esto significa el realizar el ajuste vertebral necesario para eliminar la tensión mecánica que afecta los discos vertebrales, articulaciones y nervios

La Columna Vertebral y la QUIROPRAXIA 

Vista de atrás, la columna vertebral debe ser rectilínea. Las 24 vértebras y los discos intermedios deben estar apropiadamente alineados unos con otros. La columna es una estructura ósea, un verdadero órgano funcional,  no es un  conducto rígido, pues debe ser capaz de realizar movimientos suaves que en su conjunto proporcionan amplios movimientos, mientras  los discos lumbares proporcionan la amortiguación.

Los músculos de la espalda, al estar insertos en la columna, ofrecen apoyo, movilidad y locomoción, dándole además estabilidad.

Vista de lado, la columna, tiene cuatro curvas características, si se toma el sector sacro-coxígeo. Esta configuración permite movilidad, apoyo y mayor amplitud de movimientos. Dadas la característica bípeda del ser humano, estas curvas son indispensables para amortiguar los pesos y fuerzas que la condición erecta proporcionan a la columna vertebral.

La tarea del quiropráctico consiste en conservar la movilidad de la columna, su alineación, flexibilidad y buen funcionamiento.

¿Por qué se producen los dolores?

A diferencia de lo que la mayoría cree, los dolores de espalda no siempre son por realizar esfuerzos de gran magnitud, ni sólo por accidentes; la mayoría de los dolores de espalda son producidos por problemas posturales y/o tensiónales, más cuando estos son repetitivos en el tiempo. Como estas malas posturas y tensiones no producen dolor de inmediato, se van acumulando sus efectos negativos en el cuerpo sin que la persona se haga consciente del daño que va ocurriendo, hasta que llegado un momento, se desencadena el cuadro doloroso, acompañado o no de limitaciones funcionales que pueden ser de importancia, así como otros síntomas.

Las malas posturas, las tensiones, los esfuerzos, de variada magnitud, los accidentes, etc,  pueden ir provocando desajustes en la alineación de las vértebras (subluxación vertebral); ésta una vez ocurrida limita el correcto funcionar de la articulación correspondiente y así aparecen los dolores, que según el sector afecto es donde se manifestarán, así como otros síntomas como hormigueos, corriente eléctrica, adormecimiento, pérdida de fuerzas, rigidez, etc.